Archivos de la categoría ‘Mundeces y curiosidades’

garzon
No se arrepiente de nada. Baltasar Garzón mantiene la esperanza en derrotar a los jueces que le inhabilitaron por su actuación el marco del caso Gürtel.  Cree que el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo acabará dándole la razón, tendrá en cuenta la vinculación del presidente del Tribunal Constitucional, Francisco Pérez de Cobos, con el gobierno del Partido Popular  y anulará su inhabilitación.  Menos optimista se muestra respecto a las posibilidades de reparación a las víctimas del franquismo en España.  En esta entrevista, realizada hace unos días en el marco del Universal Thinking Forum, en México D.F. Baltasar Garzón también da sus impresiones sobre la reciente visita del Comité de Desapariciones Forzadas de la ONU a España el mes pasado o el proceso abierto por la jueza argentina María Servini contra presuntos torturadores de la dictadura.- ¿En qué situación se encuentra su recurso ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo?

Ahora lo que hemos hecho ha sido ampliarlo con la cuestión relacionada con el presidente del Tribunal Constitucional (Francisco Pérez de Cobos) y su vinculación con el Partido Popular durante el tiempo que decidió sobre la inadmisión de nuestro recurso de amparo en España.  Creemos que aunque el Tribunal Constitucional ha dicho que es normal, a nosotros nos resulta inaceptable que alguien se manifiesta miembro de un partido político, y que hasta una fecha determinada paga una cuota de ese partido, pueda tener la imparcialidad necesaria para decidir sobre un tema que afecta precisamente, o se produjo, en el marco de una investigación que afectaba al Partido Popular. Esto aparte de mi respeto hacia el presidente del Tribunal Constitucional, pero creo que la imparcialidad en está en tela de juicio”.– ¿Cree que Estrasburgo le acabará dando la razón?

“Obviamente, mantengo la esperanza en el recurso. Creemos que el planteamiento que el Tribunal Supremo adoptó al emitir la condena no es el correcto. No se puede condenar a un juez por interpretar la ley de forma distinta a la que en este caso el Tribunal Supremo establece. El Tribunal Supremo no es el legislador, el Tribunal Supremo no crea la ley y aquí lo que ha hecho es crear el delito y aplicarlo de forma retroactiva a una persona que interpretó la norma conforme a su leal saber y entender. Es mal sistema este, sobre todo que se constata algo extraño cuando el juez que continuó la instrucción (del caso Gürtel) después de mi (Pablo Ruz) mantuvo la misma medida, la reiteró y la amplió. De modo que es un poco sorprendente que se utilice un criterio con uno y no con el siguiente”.

En vista de la reciente visita del Comité de Desapariciones Forzadas de la ONU y la causa abierta en Argentina por la jueza María Servini, ¿Las víctimas del franquismo acabarán recibiendo reparación en otros países antes que en España?

“Desgraciadamente en España la vía de la justicia penal y cualquier tipo de justicia para las víctimas (del franquismo), por decisión del Tribunal Supremo, está completamente cerrada en este momento. El Comité de Desapariciones y Detenciones Arbitrarias, en su visita de hace unas semanas a España, ha puesto de manifiesto que eso es inaceptable y ha requerido al gobierno para que remueva los obstáculos que lo impiden. Y es un rayo de esperanza que en Argentina se haya abierto la causa y hayan solicitado la detención de algunos represores. Y ojalá que España coopere en la extradición o en la persecución de esos hechos”.

“La gente me pregunta: ‘¿Cesare, y la revolución?’ Y yo les contesto: ‘¿Qué revolución? Eso ahora es un chiste’. Yo tenía 16 años cuando entré en el activismo, ya no soy ese. Si continuase siendo un revolucionario hoy, sería un idiota”.

Quien habla, en entrevista al diario brasileño Folha, es Cesare Battisti, ex activista del grupo armado italiano de extrema izquierda Proletarios Armados por el Comunismo (PAC), condenado en ausencia en su país por cuatro asesinatos ocurridos a finales de los 70, asilado actualmente en Brasil y autor ya de 18 novelas.

Nacido en 1954, vivió su adolescencia en plena efervescencia de los movimientos sociales surgidos tras el mayo del 68 parisino.

En la Italia de la época fueron muchos los grupos que, como las Brigadas Rojas o el PAC, comenzaron a adoptar la lucha armada para librar una especia de guerra de estilo anarquista contra el capitalismo y lo que ellos denominaban el aparato represor del Estado.

Eran grupos marxistas que condenaban todo lo que oliese a Estados Unidos, pero que a su vez renegaban de la URSS y de los partidos comunistas tradicionales de la Europa Occidental, a los que consideraban traidores por haber colaborado con “los enemigos de los trabajadores” y haber claudicado ante el capitalismo.”En los años 70, en el mundo entero, había un movimiento revolucionario. Millones de personas lucharon, con o sin armas, contra regímenes y estados”, recuerda Battisti, cuyas palabras desprenden arrepentimiento, pero también evocan a una de las mayores tragedias vividas en México: la matanza del 2 de octubre del 68 en Tlatelolco.

“Yo era muy jóven, igual que todos los demás en aquella época creí que podía cambiar el mundo”, indica. “Pero cuando ves que matan a tu mejor amigo y tú tienes sólo 20 años, reaccionas”.Su reacción fue enrolarse en el PAC, un grupo armado creado en 1976 y conformado por apenas 60 jóvenes trabajadores, desempleados y profesores en Lombardía y en el Veneto.

“Aquel movimiento revolucionario respondió a una provocación, y respondió con las armas”, apunta. “Fueron los regímenes o los estados los que primero empezaron a usar las armas, los que empezaron a matar. Esa fue la estrategia de los regímenes y de los poderosos de la época. Ellos no tenían ninguna otra alternativa para poder destruir los riquísimos movimientos culturales y sociales de aquel tiempo, salvo la de incitar al uso de las armas, y caímos en la provocación”.

Desde hace 30 años, Battisti se encuentra en una fuga permanente que inició en México, lugar que le sirvió de inspiración para escribir sus primera novela,“Avenida Revolución”, donde narra la situación de los marginados en esa avenida emblemática de Tijuana.

Ya sin armas ni revolución que emprender, y siendo la historia de su vida un auténtico thriller, se aferró a la pluma para desarrollar una lustrosa carrera dedicada a la novela policiaca y el relato autobiográfico, con la novela “Mi huida” como su obra más leída.

En 1990 se instaló casi definitivamente en Francia gracias al apoyo del entonces presidente socialista François Mitterrand y de otras personalidades influyentes, como la escritora Fred Vargas, el filósofo Bernard-Henri Levy y el actual alcalde de París, Bertrand Delanoë.
(más…)

Yo también nací en 1917. Yo también estoy indignado. También viví una guerra. También soporté una dictadura. Al igual que a Stéphane Hessel, me escandaliza e indigna la situación de Palestina y la bárbara invasión de Irak. Podría aportar más detalles, pero la edad y la época bastan para mostrar que nuestras vivencias han sucedido en el mismo mundo. Hablamos en la misma onda. Comparto sus ideas y me hace feliz poder presentar en España el llamamiento de este brillante héroe de la Resistencia francesa, posteriormente diplomático en activo en muchas misiones de interés, siempre a favor de la paz y la justicia.

‘¡INDIGNAOS!’  es un grito, un toque de clarín que interrumpe el tráfico callejero y obliga a levantar la vista a los reunidos en la plaza. Como la sirena que anunciaba la cercanía de aquellos bombarderos: una alerta para no bajar la guardia.

Al principio sorprende. ¿Qué pasa? ¿De qué nos alertan? El mundo gira como cada día. Vivimos en democracia, en el estado de bienestar de nuestra maravillosa civilización occidental. Aquí no hay guerra, no hay ocupación. Esto es Europa, cuna de culturas. Sí, ése es el escenario y su decorado. Pero ¿de verdad estamos en una democracia? ¿De verdad bajo ese nombre gobiernan los pueblos de muchos países? ¿O hace tiempo que se ha evolucionado de otro modo?

Actualmente en Europa y fuera de ella, los financieros, culpables indiscutibles de la crisis, han salvado ya el bache y prosiguen su vida como siempre sin grandes pérdidas. En cambio, sus víctimas no han recuperado el trabajo ni su nivel de ingresos. El autor de este libro recuerda cómo los primeros programas económicos de Francia después de la segunda guerra mundial incluían la nacionalización de la banca, aunque después, en épocas de bonanza, se fue rectificando. En cambio ahora, la culpabilidad del sector financiero en esta gran crisis no sólo no ha conducido a ello; ni siquiera se ha planteado la supresión de mecanismos y operaciones de alto riesgo. No se eliminan los paraísos fiscales ni se acometen reformas importantes del sistema. Los financieros apenas han soportado las consecuencias de sus desafueros. Es decir, el dinero y sus dueños tienen más poder que los gobiernos. Como dice Hessel, “el poder del dinero nunca había sido tan grande, insolente, egoísta con todos, desde sus propios siervos hasta las más altas esferas del Estado. Los bancos, privatizados, se preocupan en primer lugar de sus dividendos, y de los altísimos sueldos de sus dirigentes, pero no del interés general”

¡INDIGNAOS!, les dice Hessel a los jóvenes, porque de la indignación nace la voluntad de compromiso con la historia. De la indignación nació la Resistencia contra el nazismo y de la indignación tiene que salir hoy la resistencia contra la dictadura de los mercados. Debemos resistirnos a que la carrera por el dinero domine nuestras vidas. Hessel reconoce que para un joven de su época indignarse y resistirse fue más claro, aunque no más fácil, porque la invasión del país por tropas fascistas es más evidente que la dictadura del entramado financiero internacional. El nazismo fue vencido por la indignación de muchos, pero el peligro totalitario en sus múltiples variantes no ha desaparecido. Ni en aspectos tan burdos como los campos de concentración (Guantánamo, Abu Gharaib), muros, vallas, ataques preventivos y “lucha contra el terrorismo” en lugares geoestratégicos, ni en otros mucho más sofisticados y tecnificados como la mal llamada globalización financiera.

¡INDIGNAOS!, repite Hessel a los jóvenes. Les recuerda los logros de la segunda mitad del siglo XX en el terreno de los derechos humanos, la implantación de la Seguridad Social , los avances del estado de bienestar, al tiempo que les señala los actuales retrocesos. Los brutales atentados del 11-S en Nueva York y las desastrosas acciones emprendidas por Estados Unidos como respuesta a los mismos, están marcando el camino inverso. Un camino que en la primera década de este siglo XXI se está recorriendo a una velocidad alarmante. De ahí la alerta de Hessel a los jóvenes. Con su grito les está diciendo: “Chicos, cuidado, hemos luchado por conseguir lo que tenéis, ahora os toca a vosotros defenderlo, mantenerlo y mejorarlo; no permitáis que os lo arrebaten”.

¡INDIGNAOS! Luchad, para salvar los logros democráticos basados en valores éticos, de justicia y libertad prometidos tras la dolorosa lección de la segunda guerra mundial. Para distinguir entre opinión pública y opinión mediática, para no sucumbir al engaño propagandístico. “Los medios de comunicación están en manos de la gente pudiente”, señala Hessel. Y yo añado: ¿quién es la gente pudiente? Los que se han apoderado de lo que es de todos. Y como es de todos, es nuestro derecho y nuestro deber recuperarlo al servicio de nuestra libertad.

No siempre es fácil saber quién manda en realidad, ni cómo defendernos del atropello. Ahora no se trata de empuñar las armas contra el invasor ni de hacer descarrilar un tren. El terrorismo no es la vía adecuada contra el totalitarismo actual, más sofisticado que el de los bombarderos nazis. Hoy se trata de no sucumbir bajo el huracán destructor del “siempre más”, del consumismo voraz y de la distracción mediática mientras nos aplican los recortes.

¡INDIGNAOS!, sin violencia. Hessel nos incita a la insurrección pacífica evocando figuras como Mandela o Martin Luther Kingo. Yo añadiría el ejemplo de Gandhi, asesinado precisamente en 1948, año de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, de cuya redacción fue partícipe el propio Hessel. Como cantara Raimon contra la dictadura: Digamos NO. Negaos. Actuad. Para empezar, ¡INDIGNAOS!

Prólogo escrito por José Luis Sampedro

Fuente: Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS)
http://www.ucm.es/info/solidarios/ccs_portada.php

‘Top ten’ de países compradores de armamento español en la última década:

Exportaciones de armamento entre 1999 y 2009, por países de destino y con valor expresado en millones de euros. Fuente: Secretaría de Estado de Comercio Exterior y Centro de Estudios para la Paz J.M Dèlas.

El principal cliente de la industria militar española en la última década ha sido Noruega, con un total de 1.088,9 millones de euros, seguido de Reino Unido (858,6 millones), Alemania (788,9 millones) e Italia (491,9 millones). Al país escandinavo se han vendido desde 2006 cuatro fragatas preparadas tanto para la guerra antisubmarina como en superficie, valoradas en más de 260 millones de euros cada una, y fabricadas por Navantia en sus astilleros de Ferrol. A sus más inmediatos seguidores, piezas y componentes para la fabricación del caza Eurofighter, del avión de transporte militar A400M, los helicópteros Tigre, los carros de combate Leopard y los misiles Meteor e Iris-T.

Las cifras oficiales de 2009 corroboran la tendencia de la última década: los países de la UE y de la OTAN son los principales receptores del material bélico español. Sin embargo, el volumen de exportaciones a la eurozona cada vez representa un porcentaje menor del total, registrándose una mayor apertura hacia otros continentes. Las ventas de material de defensa a países de la UE representaron durante el último año un 39,4 por ciento del total, frente al 59,8 de 2005 o el 79,6 de 2004.

De fuera de la zona OTAN-UE son el quinto y el sexto máximo receptor de armamento español en los últimos diez años: Malasia (341,5 millones) y Brasil (267,5 millones), respectivamente.

A pesar de que los países de la Alianza Atlántica y nuestros vecinos europeos son los principales mercados para las armas fabricadas en España, entre las naciones receptoras de armamento español en los últimos años aparecen algunas con un negro historial en la defensa de los Derechos Humanos, otras involucradas en conflictos armados y algunas en las que, según las ONG y algunos partidos políticos, existe riesgo de desvío o reexportación a países en guerra.

No es necesario salir del ‘top ten’ de países compradores de armamento español para encontrar a Marruecos, séptimo principal destino del armamento fabricado en España en los últimos diez años, a pesar de que las asociaciones pro saharauis denuncian la represión sistemática efectuada por el Ejército marroquí en el Sáhara Occidental.

En 2009, el reino alauí pagó 31,1 millones de euros por 286 vehículos todo terreno, ambulancias y camiones cisterna, contraincendios y grúas no blindados, partes y piezas de aeronaves y repuestos de armas ligeras para sus Fuerzas Armadas. El año anterior, las transferencias a Rabat ascendieron hasta los 113,90 millones de euros por la venta de 1.015 vehículos militares todo terrenos no blindados.

También en 2009, después de la ofensiva militar ‘Plomo Fundido’, efectuada por el Ejército israelí en la Franja de Gaza, en la que murieron 1.380 palestinos, España realizó exportaciones a Israel por valor de unos 800.000 euros, de los que  624.000 correspondieron a bombas, torpedos, cohetes y misiles.

A pesar del conflicto que mantiene el Gobierno israelí en los territorios palestinos ocupados, de las denuncias de detenciones arbitrarias de miles de personas, de las torturas y desapariciones de ciudadanos palestinos, y de los bombardeos contra asentamientos civiles como los realizados en el sur de Líbano (en 2006) o en la Franja de Gaza (a finales de 2008), todos los años se exportan materiales armamentísticos a Israel, país que en la última década ha comprado 14,9 millones de euros en armas fabricadas en España.

(más…)

El rescate de los mineros chilenos el pasado mes octubre nos dejó claro a todos que en muchas ocasiones la realidad supera con creces a la ficción. Pues bien, en Venezuela, país por antonomasia de la telenovela, se está viviendo una situación que no hubiese sido capaz de imaginar ningún guionista de culebrón. Un serial que tiene como protagonista al ex presidente Carlos Andrés Pérez y que, como no podía ser de otra manera, ya ha hecho saltar a escena a Hugo Chávez, quien intervino esta semana en la pelea que mantienen las “dos familias” de Pérez.

Carlos Andrés Pérez gobernó Venezuela durante dos mandatos (1974-1979 y 1989-1994), pero pasó los últimos años de su vida en Miami, donde murió el pasado 25 de diciembre a los 88 años.

En 1945 se casó con su esposa, Blanca Rodríguez, con la que tuvo seis hijos y de la que nunca llegó a divorciarse oficialmente. Sin embargo, cuando a mediados de los noventa se marchó a Miami, otra mujer, Cecilia Matos, fue su compañera sentimental.

Pues bien, desde el fallecimiento de Pérez,  Rodríguez y Matos mantienen un duro enfrentamiento pasional, digno del mayor serial venezolano. La primera quiere repatriar el cuerpo del ex Presidente venezolano para que sea sepultado en Caracas, pero la segunda desea enterrarlo en Estados Unidos alegando que Pérez se oponía a regresar a Venezuela si el país seguía presidido por Hugo Chávez, protagonista de uno de los dos intentos de golpe de Estado que sufrió como Presidente.

Ante la falta de acuerdo, acudieron ante un juez para resolver el conflicto. Y a todo esto, el cuerpo sin vida del ex mandatario –impasible protagonista del culebrón, que quizás esté lamentando no haber resuelto ciertos asuntos legales antes- permanece embalsamado desde el día de su muerte en una cámara de refrigeración de una casa funeraria en el sur de Florida.

La tragicomedia en que se ha convertido el entierro del ex presidente venezolano Carlos Andrés Pérez volvió a dar un nuevo giro dramático esta semana. El tribunal de Miami que trata de conciliar a las dos familias de Pérez y resolver el destino de los restos del ex-mandatario fue el escenario este martes del último capítulo de esta novela.

El juez que lleva el caso, Arthur Rothenberg, reconoció durante la vista de conciliación que es “casi imposible (…) reconciliar un entierro digno” para el ex presidente venezolano y fijó el inicio del juicio para decidir su destino el próximo 21 de marzo.

Apelando a la “dignidad” de Pérez, el magistrado propuso a ambas partes que aceptasen depositar los restos del ex-Presidente en una cripta “mientras se resuelve el caso”. Pero su propuesta cayó en saco roto.

Y  para completar esta estrambótica historia, el nombre de Hugo Chávez saltó a escena, señalado como principal culpable del desacuerdo familiar.

Y es que uno de los testigos citados el martes por la defensa de Cecilia Matos fue el abogado Segundo Velázquez, a quien Pérez habilitó hace más de diez años para que llevara los trámites de su divorcio con Blanca Rodríguez.
Durante su interrogatorio, Velázquez sugirió que el divorcio entre Pérez y Rodríguez fue denegado por la justicia venezolana por presiones de Chávez.  “No se le dio la oportunidad justa de obtener el divorcio”, afirmó.

Otro de los testigos de los abogados de Matos fue el historiador Agustín Blanco Muñoz, quien aseguró que el Gobierno venezolano tiene “intereses políticos” en que los restos de Pérez sean repatriados.

Y, por supuesto, ante tales acusaciones, desde Caracas, y gustándole replicar (porque mira que le gusta), Chávez entró al trapo. Primero expresó su deseo de que Pérez sea enterrado en Venezuela, “como quieren sus hijas mayores”, y después rechazó en tono en tono jocoso las acusaciones que le apuntan como culpable de que el divorcio no se llevará a efecto: “Dicen que yo lo bloqueé. Oye, ése ya es el colmo de la locura (…). Lo último de todo esto es que alguien diga que la culpa es mía”.

Así las cosas, Venezuela espera el nuevo episodio de este culebrón presidencial, cuya emisión en vivo y en directo se producirá el 21 de marzo, fecha en que se iniciará oficialmente el juicio para determinar el destino del cuerpo sin vida de Pérez, que lleva ya más de un mes embalsamado y esperando sepultura en una gélida cámara frigorífica en el sur de Florida, a ver si las dos mujeres de su vida logran ponerse de acuerdo sobre cuál debe ser el destino de sus restos.

Esta frase ha acompañado la imagen y artículos de márketing del Che desde 1965. Sin embargo, jamás la pronunció. Tampoco la escribió.

Habían pasado seis meses desde que abandonase Cuba para viajar al Congo en secreto, y con una identidad falsa, para sumergirse en la selva con el objetivo de formar una guerrilla de seguidores del asesinado Lumumba, el padre de la independencia del país africano. Una misión que resultó en fracaso, pero con la que el Che trató de llevar su revolución y su lucha armada a otro continente.

Las agencias de prensa y los servicios de inteligencia internacionales especulaban sobre su paradero. Algunos señalaban que estaba muerto, otros decían que se le había visto combatiendo en Vietnam y también había quien contaba que se había enfrentado con Fidel Castro y éste le había expulsado de la isla.

Entonces, para acallar los rumores, Fidel leyó en público la carta de despedida que el Che le había dejado antes de partir. Al término de la misiva, el revolucionario argentino había escrito: “Hasta la victoria. Siempre, patria o muerte”. Sin embargo, el líder cubano hizo una lectura diferente: “Hasta la victoria siempre. Patria o muerte”.

En el documental ‘Che, un hombre nuevo’, recientemente estrenado en nuestro país, Tristán Bauer cuenta que Che, desde la selva africana, escuchó a través de la radio la lectura que Fidel hizo de su carta. En un principio se molestó pero después reconoció que el punto que escribió tras la palabra ‘victoria’ podía pasar desapercibido y que la ‘ese’ mayúscula de ‘siempre’ podría confundirse con una minúscula. Fue por error,  pero  “Hasta la victoria siempre”  ha permanecido inseparable junto a la imagen del Che.

Esta es sólo una de las anécdotas y peculiaridades que revela el documental de Bauer, un trabajo muy recomendable que ha sido fruto de más de diez años de investigaciones. Cerca de 130 minutos en los que se cuenta la vida del Che a través de sus innumerables escritos, diarios y poemas. Un relato de las reflexiones más íntimas y las teorías sociopolíticas y económicas de un hombre disciplinado y coherente que puso su acción al servicio de la construcción de un mundo mejor.

Su nombre es Zoltan Lendvai, un sacerdote húngaro que se ha convertido en una estrella en su país gracias a Youtube y a su curiosa forma de predicar. El vídeo ha recibido en  unos días más de 210.000 visitas, lo que ha llamado la atención de los medios internacionales.

En una entrevista a la agencia Reuters afirma que trata de seguir los pasos de San Juan Bosco, el padre de los Salesianos, acercándose a los jóvenes a través del deporte y los juegos. Cuenta que son muchos los menores que nunca habían asistido a la iglesia y lo han hecho después de que les enseñara un par de trucos con el patinete.

(más…)