Archivos para enero, 2014

La esperada conferencia internacional de paz sobre Siria “Ginebra II” inició este miércoles a orillas del lago Ginebra, en Montreux, Suiza. Lo ha hecho en medio de un duro cruce de acusaciones, con la presencia de representantes de 30 países y cuatro organismos internacionales, una oposición fragmentada y un régimen fortalecido por sus victorias militares sobre el terreno en los últimos meses. También ha comenzado con la ausencia de actores clave en el conflicto (no hay representantes de los grupos rebeldes armados, no está el Consejo Nacional Sirio -principal grupo opositor político- ni tampoco Irán), y con las habituales palabras de buena voluntad del secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, quien ha advertido de que los retos de la conferencia son mayúsculos y ha llamado a todas las partes involucradas a comprometerse con un diálogo “serio” y “constructivo”.

Es la primera vez que la oposición y el gobierno sirio acuden a una misma mesa de diálogo. Sin embargo, las posturas están muy distanciadas. La agenda de esta conferencia, segunda parte de otra que tuvo lugar en 2012 (Ginebra I), incluye “el lanzamiento de un proceso de transición Lanzamiento de un proceso de transición, con un gobierno transitorio con todos los poderes ejecutivos, en el que estarán incluidos miembros del Ejecutivo y la oposición”. Es decir, la formación de un gobierno de unidad nacional y de transición que permita poner fin a la guerra civil que desangra a Siria. Sin embargo, uno de los mayores escollos para llegar a un acuerdo parece ser el destino del presidente sirio. “Bashar al Assad no será parte de ese gobierno de transición”, ha dicho el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, en el inicio de Ginebra II. Una exigencia a la que se ha unido la opositora Coalición Nacional Siria.

El problema es que el régimen sirio también ha dejado claro que no está dispuesto a firmar ningún acuerdo que implique la salida del poder de Assad, quien esta semana dejó entrever su disposición a buscar la reelección en las elecciones presidenciales de 2014.  “Si están verdaderamente preocupados por la situación humanitaria y las condiciones de vida en Siria, saquen sus manos de Siria y dejen de pasar armas y de apoyar a los terroristas”, ha respondido en Montreux el ministro de Exteriores sirio, Walid al Mualem.

En medio de lo que la ONU ha calificado como la mayor crisis humanitaria en Oriente Medio desde la Segunda Guerra Mundial (cerca de 130.000 muertos, 2 millones de refugiados y 4,25 millones de desplazados internos), y de un informe de tres fiscales de La Haya en el que se acusa al régimen de Assad de torturar y asesinar a más de 11.000 presos políticos, el destino de Assad amenaza con convertir Ginebra II en un diálogo de sordos. Lo explica Ignacio Álvarez Ossorio, experto en mundo árabe, en esta interesante entrevista con TVE:

Para Jesús Núñez, director del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Asuntos Humanitarios, las conversaciones de Suiza están “condenadas al fracaso” y son solo una farsa teatral de una comunidad internacional que, por el momento, se tiene que conformar con haber conseguido reunir en una misma sala a oposición y gobierno sirio. Porque el inicio de Ginebra II, más que un diálogo ha sido una suma de monólogos que dejan claras las distancias que existen entre las partes implicadas.

Alberto Sierra
@albsierr

Anuncios

Europa, ¿sueño o pesadilla?

Publicado: 22 enero, 2014 en Actualidad, Mundo

europa_union_europeaLo llamaban “el sueño europeo”. La construcción de un proyecto común, iniciado hace más de 50 años y cimentado en valores de bienestar, diversidad cultural y social, para preservar la paz y promover la cultura democrática. Un espacio de ciudadanía, libre de fronteras y capaz de compartir incluso una moneda común.

Desde que estalló la crisis económica aquel sueño se convirtió en pesadilla para muchos de sus ciudadanos, afectados por el desempleo, recortes de derechos sociales y laborales, una notable pérdida de poder adquisitivo y una serie de rescates bancarios que contribuyeron a la sensación de que la crisis la pagan los ciudadanos y no quienes la causaron.

La “pesadilla europea” alcanzó su cénit en el verano de 2012, cuando la crisis de deuda soberana y la situación política en Grecia llevaron a muchos a pronosticar la quiebra del euro, mientras la Unión Europea (UE) mostraba signos claros de división.

Sin embargo, en el último año la economía de la UE se ha estabilizado dentro de la gravedad. Desde que en julio de 2012 el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi dijese que el BCE haría todo lo necesario para sostener el euro, la prima de riesgo de España ha caído en más de 400 puntos básicos; la de Italia en casi 300; la de Portugal en unos 640; la de Irlanda en 550 y la de Grecia en algo más de 1.900 puntos básicos.

Fuera ya de aquella situación crítica, muchos se preguntan si Europa camina de nuevo hacia el sueño o si continúa cerca de la pesadilla. Ese fue el tema de debate durante una conferencia celebrada en Madrid, y que tuvo al ex presidente español Felipe González como principal invitado.

Reconocido europeísta, y actual presidente del Grupo de Reflexión sobre el Futuro de la UE, dice que le “duele” ver que los actuales líderes del bloque han “dejado de compartir” una parte esencial del sueño europeo: la de ser un espacio público compartido de cohesión social, una economía social de mercado, “y no una sociedad de mercado” capaz de competir en el mundo.

La crisis ha obligado a la UE a tomar en tres años las medidas políticas y los mecanismos en materia de control fiscal y unidad económica que se debieron tomar durante la década pasada y cuya ausencia dejó desprotegido al bloque cuando estalló la crisis.

Desde 2010, se fortaleció el Pacto de Estabilidad; se aumentó los poderes de la Comisión Europea para supervisar los presupuestos nacionales; se aprobó un Tratado Fiscal de 14 artículos; y se sacó adelante un Pacto de Crecimiento y Empleo, dotado con 120.000 millones de euros para reforzar las inversiones y combatir el desempleo.

Además, el Parlamento Europeo va a tener más poder legislativo que nunca después de las elecciones europeas del 25 de mayo. Por primera vez, designará por mayoría al presidente de la Comisión Europea, el órgano de gobierno del bloque, un cargo que hasta ahora elegían los gobiernos de la UE sin participación ciudadana.

Cristina Gallach, jefa de Relaciones Públicas del Consejo de la UE, cree que estos avances permiten a la UE “encarar el futuro más cerca del sueño que de la pesadilla”. Sin embargo, para 2014 se prevé un crecimiento de apenas 1,1%, y un desempleo todavía cercano al 11%.

Felipe González apunta dos soluciones. Primero, apostar por políticas económicas activas, como los estímulos de la Reserva Federal que han llevado a Estados Unidos a pronosticar un crecimiento superior al 3% para 2014 y reducir su desempleo hasta el 6,7%. “Si no se crece, no se puede pagar el volumen de deuda que tenemos”, indica.

En segundo lugar, recalca la necesidad de una mayor cohesión e integración. Hacer que Alemania llegue a sentir como propios los problemas de España, Grecia o Italia, y que estos países puedan asumir las preocupaciones de Alemania, Reino Unido o Austria.

“Europa es la única solución que tenemos, pero no se está dando los pasos para resolver los problemas y no tenemos mucho tiempo. Estamos tocando fondo en la crisis y no hay una sola política europea que yo vea que nos permita salir del fondo y rebotar”, lamenta el ex presidente español. Cree que la UE todavía actúa “poco, tarde y mal”.

Alberto Sierra
Twitter: @albsierr