Prólogo del libro “¡Indignaos!”, de Stéphane Hessel (2010)

Publicado: 26 febrero, 2011 en Mundeces y curiosidades, Mundo
Etiquetas:, , , , ,

Yo también nací en 1917. Yo también estoy indignado. También viví una guerra. También soporté una dictadura. Al igual que a Stéphane Hessel, me escandaliza e indigna la situación de Palestina y la bárbara invasión de Irak. Podría aportar más detalles, pero la edad y la época bastan para mostrar que nuestras vivencias han sucedido en el mismo mundo. Hablamos en la misma onda. Comparto sus ideas y me hace feliz poder presentar en España el llamamiento de este brillante héroe de la Resistencia francesa, posteriormente diplomático en activo en muchas misiones de interés, siempre a favor de la paz y la justicia.

‘¡INDIGNAOS!’  es un grito, un toque de clarín que interrumpe el tráfico callejero y obliga a levantar la vista a los reunidos en la plaza. Como la sirena que anunciaba la cercanía de aquellos bombarderos: una alerta para no bajar la guardia.

Al principio sorprende. ¿Qué pasa? ¿De qué nos alertan? El mundo gira como cada día. Vivimos en democracia, en el estado de bienestar de nuestra maravillosa civilización occidental. Aquí no hay guerra, no hay ocupación. Esto es Europa, cuna de culturas. Sí, ése es el escenario y su decorado. Pero ¿de verdad estamos en una democracia? ¿De verdad bajo ese nombre gobiernan los pueblos de muchos países? ¿O hace tiempo que se ha evolucionado de otro modo?

Actualmente en Europa y fuera de ella, los financieros, culpables indiscutibles de la crisis, han salvado ya el bache y prosiguen su vida como siempre sin grandes pérdidas. En cambio, sus víctimas no han recuperado el trabajo ni su nivel de ingresos. El autor de este libro recuerda cómo los primeros programas económicos de Francia después de la segunda guerra mundial incluían la nacionalización de la banca, aunque después, en épocas de bonanza, se fue rectificando. En cambio ahora, la culpabilidad del sector financiero en esta gran crisis no sólo no ha conducido a ello; ni siquiera se ha planteado la supresión de mecanismos y operaciones de alto riesgo. No se eliminan los paraísos fiscales ni se acometen reformas importantes del sistema. Los financieros apenas han soportado las consecuencias de sus desafueros. Es decir, el dinero y sus dueños tienen más poder que los gobiernos. Como dice Hessel, “el poder del dinero nunca había sido tan grande, insolente, egoísta con todos, desde sus propios siervos hasta las más altas esferas del Estado. Los bancos, privatizados, se preocupan en primer lugar de sus dividendos, y de los altísimos sueldos de sus dirigentes, pero no del interés general”

¡INDIGNAOS!, les dice Hessel a los jóvenes, porque de la indignación nace la voluntad de compromiso con la historia. De la indignación nació la Resistencia contra el nazismo y de la indignación tiene que salir hoy la resistencia contra la dictadura de los mercados. Debemos resistirnos a que la carrera por el dinero domine nuestras vidas. Hessel reconoce que para un joven de su época indignarse y resistirse fue más claro, aunque no más fácil, porque la invasión del país por tropas fascistas es más evidente que la dictadura del entramado financiero internacional. El nazismo fue vencido por la indignación de muchos, pero el peligro totalitario en sus múltiples variantes no ha desaparecido. Ni en aspectos tan burdos como los campos de concentración (Guantánamo, Abu Gharaib), muros, vallas, ataques preventivos y “lucha contra el terrorismo” en lugares geoestratégicos, ni en otros mucho más sofisticados y tecnificados como la mal llamada globalización financiera.

¡INDIGNAOS!, repite Hessel a los jóvenes. Les recuerda los logros de la segunda mitad del siglo XX en el terreno de los derechos humanos, la implantación de la Seguridad Social , los avances del estado de bienestar, al tiempo que les señala los actuales retrocesos. Los brutales atentados del 11-S en Nueva York y las desastrosas acciones emprendidas por Estados Unidos como respuesta a los mismos, están marcando el camino inverso. Un camino que en la primera década de este siglo XXI se está recorriendo a una velocidad alarmante. De ahí la alerta de Hessel a los jóvenes. Con su grito les está diciendo: “Chicos, cuidado, hemos luchado por conseguir lo que tenéis, ahora os toca a vosotros defenderlo, mantenerlo y mejorarlo; no permitáis que os lo arrebaten”.

¡INDIGNAOS! Luchad, para salvar los logros democráticos basados en valores éticos, de justicia y libertad prometidos tras la dolorosa lección de la segunda guerra mundial. Para distinguir entre opinión pública y opinión mediática, para no sucumbir al engaño propagandístico. “Los medios de comunicación están en manos de la gente pudiente”, señala Hessel. Y yo añado: ¿quién es la gente pudiente? Los que se han apoderado de lo que es de todos. Y como es de todos, es nuestro derecho y nuestro deber recuperarlo al servicio de nuestra libertad.

No siempre es fácil saber quién manda en realidad, ni cómo defendernos del atropello. Ahora no se trata de empuñar las armas contra el invasor ni de hacer descarrilar un tren. El terrorismo no es la vía adecuada contra el totalitarismo actual, más sofisticado que el de los bombarderos nazis. Hoy se trata de no sucumbir bajo el huracán destructor del “siempre más”, del consumismo voraz y de la distracción mediática mientras nos aplican los recortes.

¡INDIGNAOS!, sin violencia. Hessel nos incita a la insurrección pacífica evocando figuras como Mandela o Martin Luther Kingo. Yo añadiría el ejemplo de Gandhi, asesinado precisamente en 1948, año de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, de cuya redacción fue partícipe el propio Hessel. Como cantara Raimon contra la dictadura: Digamos NO. Negaos. Actuad. Para empezar, ¡INDIGNAOS!

Prólogo escrito por José Luis Sampedro

Fuente: Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS)
http://www.ucm.es/info/solidarios/ccs_portada.php

Anuncios
comentarios
  1. ana dice:

    Como me emociona cuando veo la gente en la manifestación, que se vean cosas como tu botin es mi ruina,..En la zona donde vivo gobernada por “las izquierdas” desde siempre, me solprende que vas a un ayuntamiento, a la oficina de empleo, de turismo,…todos los trabajadores son hijos de don fulanito o sobrino del cura. ESTUDIAR PUEDEN ESTUDIAR TODOS, PERO SIGUEN COLOCANDOSE LOS MISMOS.
    Perodesgraciadamente, la mayoría de los que más deberían de indignarse estan entretenidos con gran hermano y no saben ni leer con el fracaso escolar. Esperemos que canbien las cosas, yo divido la sociedad entre conservadores de sus privilegios de siempre y progresistas de cambios solidarios.

  2. Raul Ibañez Martinez dice:

    ESTO ES COJONUDO, YO NO QUIERO MORIRME
    Da la impresión de que se hayan puesto de acuerdo, ¡es increíble! Primero una noticia, luego otra y otra, todas del mismo tenor literal, con el mismo mensaje, ¡parece un milagro!.
    Recién levantado de la cama, para hacer menos rutinario el aseo diario conecto las noticias de la radio y escuchen, escuchen lo que oían mis oídos:
    Su Santidad en Papa manifiesta que en los últimos tiempos ha estado volcado en tareas de evangelización. Confiesa su distracción sobre los problemas que afectan a sus hijos más cercanos. Acaba de enterarse que la crisis económica del mundo mundial, la están pagando los más pobres y ¡eso si que no!. No está dispuesto a consentirlo y a tal fin a convocado un cónclave para denunciar esta injusticia, no permanecerá callado. Anuncia una próxima encíclica de carácter social, no la pone nombre.
    Este oyente piensa: Esto es cojonudo, yo no quiero morirme.
    A continuación escucho que el parlamento europeo –los americanos son de otra manera- con todos los pronunciamientos a favor anuncia medidas para poner freno a los desmanes financieros.
    Este oyente piensa: Esto es cojonudo, yo no quiero morirme.
    Después se manifiesta en Presidente del Congreso que dice hablar en nombre propio y en nombre del Presidente de la Nación y Secretario General de su partido e insta, de forma enérgica – con cierto enojo, diría yo – a la cámara , prescindiendo de la creación de comisiones, a legislar de forma urgente y excepcional para derogar la Normativa Hipotecaria y Desahucios.
    Este oyente piensa: Esto es cojonudo, yo no quiero morirme.
    Sigue el Presidente del Poder Judicial dirigiéndose a los señores magistrados y jueces animándoles a dictar sentencias a favor de la dación en pago, en tanto en cuanto, no se cambie la legislación.
    Este oyente piensa: Esto es cojonudo, yo no quiero morirme.
    Sigo escuchando ahora al representante de la AEB – Asociación española de banca – que reconoce que la política bancaria debe de dar un giro de ciento ochenta grados…
    Este oyente, no pudo seguir escuchando, lo siento por ustedes no se van a enterarse de más, este oyente se emocionó, que les voy a decir, le pudo el sentimiento y pensó: ESTO ES COJONUDO, YO NO QUIERO MORIRME.
    Perdonen de nuevo, este oyente es muy emotivo.

  3. Raul Ibañez Martinez dice:

    Adjunto comentario enviado por Jesús Barriuso Gutiérrez, excelente jurista y mejor escritor y poeta, en contestación a otro realizado por Raúl Ibáñez en defensa de la dación en pago. Su razonamiento jurídico puede ayudarnos a todos a entender la espúrea realidad bancaria.
    Tiene mucha enjundia:

    …¡PERO EN MANOS DE QUIEN ESTÁ EL PANDERO, RAÚL!, que diría mi amigo Jenaro, supongo que todo esto tendrá que ver con el milenarismo del 2012, porque no cabe ni un tonto más ni una realidad más, que no sea una tontería repetida y a qué precio las pagamos.
    Si no estuviera vacunado contra los axiomas que apuntalan “este mundo feliz” que Husley presagiaba antes de que el Papa riñera a Cardenal o que la ambición asesinara a Romero por ejemplo y cuyo paradigma acaso sea el que las normas hechas por ciudadanos representando a otros ciudadanos tengan que ser desencriptadas por los abogados que pasan de ser elementos auxiliares por la ineptitud o maldad de los primeros a la inexcusable fuente de poder que detentan y que me llevó al abandono del ejercicio del derecho – aunque era gratuíto- en cuanto aparecieron los Sindicatos (¡…y esa es otra…!), me hubiera indignado aún más que mi amigo y coloquesea – o sea: todo- Raul, de “La Casa de Burgos”, ante la carta que el representante de los usureros envía a la octava plaga, la ministra Salgado sentando cátedra con su visión antropocéntrica de la realidad, – “esto siempre ha sido así porque así lo he vivido yo siempre”- y que nos devuelve al momento anterior a Hanmurabí, antes de que institituyera “EL Talión” y creara un principio de igualdad proporcional liberador de la afrenta y la culpa, en que “siempre y para siempre mi Clan atacará a tu Clan y sin que quepa la paz, pues fuí ofendido”. Pues mire, Sr. Martínez (que los de izquierda humanista somos muy educados) no otra cosa es la pignoración de un bien que la consecuente finalización de la deuda que avala, máxime cuando ha sido valorado por el prestamista y con pigües e injustos beneficios.
    Es más y concluyo:sólo la legislación consecuente con ello, esto es, que la entrega de lo hipotecado extingua la deuda – con las salvedades que sean por el posible deterioro- evitará futuras burbujas especulativas, ya que, según se ve, la jodida condición humana no lo va a hacer.
    Queda en paz de guerra, mi querido amigo Raúl.

  4. Raul Ibañez Martinez dice:

    NO SAQUEIS LOS PIES DEL TIESTO
    Os lo dice vuestra madre, no seáis orgullosos, no seáis rebeldes, sed humildes como los corderos. Haced caso a su experiencia avalada por dos mil años largos, llenos de avatares. El mundo es astuto como las serpientes y puede prenderos en sus redes, como a tantos..
    Confiad en vuestra madre, abandonaos confiados en sus brazos, no tenéis edad todavía, ni la madurez precisa para saber lo que os conviene, de eso se ocupa vuestra madre.
    Ved como acabaron vuestro hermanos Tomás Moro – luego santo -, Romero, Ellacuría , Juan Ramón Moreno, Amando López, Segundo Montes, Ignacio Martín Baró, Joaquín López y López …, si le hubieran hecho caso a su madre no les habría pasado lo que les pasó.
    Vuestra madre os ama, aunque a veces tenga que regañaros y mandar callar, por vuestro propio bien, como a vuestros hermanos Jon Sobrino, José Antonio Pagola, Juan Masiá, Robert Haight, Jacques Dupuis, Charles Curran, Bernhard Häring, Edward Schillebeeckx, Teresa Berger ,Joan Chittister….
    Vuestra madre sufre cuando se ve obligada invitar a alguno de sus hijos a abandonar la casa como a Hans Küng , Leonardo Woff – “La humildad es una virtud, la humillación un pecado “-, Lavinia Byrne, Tissa Balasuriya, José María Diez Alegría, Benjamín Forcano, José María Castillo, Juan Antonio Estrada. No puede consentir que cundan los malos ejemplos.
    Si mis hijos, a los que he tenido que regañar y dar un tirón de orejas y aquellos a los que he invitado a salir de casa, no se corrigen acabarán como los primeros, ¡preservaos del mundo!, os lo dice vuestra madre que os quiere.
    Que hablen los muertos.

  5. Raul Ibañez Martinez dice:

    A LOS ERUDITOS:
    A los puristas, a los de la Real Academia de la Lengua, a los bandarras – perdón -, a los bandidos -otra vez perdón -, quiero decir a los banqueros, tengo el deber de aclararles que “ORGÍA” se escribe sin hache.
    Se escriben con “h” – las palabras que empiezan por “hum”+vocal. Ej: Humano, humo…
    Se escriben con “h” – las palabras que empiezan por “ue”, “ ui “, “ ia “, “ ie “ y sus derivados…
    En el comentario que envié titulado” HABLAR R DE DIOS “ escribí orgía con “h”, no en todos los casos, les explico: Me refería a un tipo de orgía que por su propia especificidad hacía necesario el uso de la “h”, a la horgía hipotecaria – permítanme la licencia a futuro de seguir usando la “h” cuando me refiera a la horgía que practica la banca, en connivencia con el gobierno, refocilándose, cual piara, en el cieno de las pocilgas al aplicar la Normativa Hipotecaria -. Resumiendo: Horgía = Orgía hipotecara.
    Ver: Y Raúl cogió la pancarta..Diario de burgos digital.l

  6. Harpo239 dice:

    Ojalá lo editen en España (para que salga en español). Tiene razón la persona que dice: que bien se duerme de noche y se indigna de día. A veces el ser humano tiene que pasar una catástrofe que le toque en su persona o sus pertenencias para que se indigne, de otra manera, es fácil hablar, pero hay un abismo entre hablar y hacer. En México, siéndo vecinos de los Estados Unidos, no la tenemos tampoco fácil. Cierto que la clase política mexicana no goza de buena reputación(sobre todo los diputados), también es cierto que en los conflictos que nos aquejan: ellos (los Estadounidenses) ponen la nariz, y nosotros los muertos. Con todo y eso, tenemos que soportar sus belicosas críticas; pues mientras tengan el poder son y serán siempre las honorables víctimas y los heroicos justicieros que el mundo necesita.

  7. No sé, pero yo estoy deseando tener en mis manos ese libro. Y creo que sí somos muchos los que expresamos nuestra indignación por todo lo que está pasando, aunque es cierto que no estaría de más pasar de “expresar” a “actuar”.

    Comparto tu pesimismo sobre la repercusión que tendrá en la España del Gran Hermano 24 horas, pero creo que ese pesimismo tiene mucho también de indignación, my friend, y sé que no somos dos locos los únicos que nos sentimos así.

    Un abrazo muy fuerte.

    P.D: Hoy hace un año que salíamos de la redacción a estas horas, 8 de la mañana, dejándole a Rafa un terremoto de 9 grados y una alerta de tsunami en Chile. Qué bien se vive durmiendo de noche e indignándose de día!! x:D

  8. Toni dice:

    Una colaboradora entrevistó a Hessel para la revista. El libro lo ha reventado en Francia, pero ya se sabe que los franceses son más activos políticamente. Ahora que entiendo -por el prólogo de José Luis Sampedro- que van a editarlo en España, puede ser una buena forma de medir la temperatura de nuestra indignación. Y lo triste es que soy bastante pesimista, nen.

    Un abrazo,
    Toni.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s