Ex-política de altos vuelos: cómo llenarse los bolsillos con dinero público y privado a la vez

Publicado: 14 enero, 2011 en Actualidad, España
Etiquetas:, , , , , ,


“¿Cómo es posible que un controlador aéreo gane casi tres veces más que el presidente del Gobierno o un Ministro?”, se han preguntado muchos españoles en el último año y medio. Una pregunta que parte de una premisa falsa, como se ha evidenciado en las últimas semanas: los políticos empiezan a cobrarse los servicios prestados (con creces) una vez que abandonan sus cargos, cuando son contratados como asesores o consejeros de multinacionales a las que brindan la influencia, el prestigio y la información privilegiada que adquirieron mientras eran representantes públicos, elegidos por las urnas.

Mientras el gas y la electricidad siguen subiendo sin piedad ni freno, y a pesar de que la crisis ha hecho perder notablemente poder adquisitivo a los españoles de a pie, Gas Natural (participada a su vez por La Caixa y Repsol) anunciaba hace unas semanas el fichaje de Felipe González como “asesor independiente”. Un trabajo por el que el ex presidente socialista se embolsará  126.500 euros anuales. Y hace apenas unos días, fue Endesa la que informó de que había adquirido los servicios, también como asesor externo, del ex presidente José María Aznar, quien recibirá a cambio unos 200.000 euros anuales, según informó Europa Press.

No se trata de sus primeros empleos en la empresa privada, ni tampoco de sus primeros trabajos a ese nivel salarial. Además de una estrecha relación personal desde hace varias décadas, González ha tenido diversos contratos como consejero para empresas del magnate mexicano Carlos Slim, el hombre más rico del mundo según Forbes.

Aznar, por su parte, y poco después de abandonar la presidencia, comenzó a trabajar como consejero para el multimillonario australiano Rupert Murdoch en News Corp, un grupo empresarial que aglutina a la productora 20th Century Fox, a la editorial Harper Collins, a cadenas de televisión como Sky o Fox News, y hasta 175 periódicos distintos en todo el mundo, entre los que destacan el Wall Street Journal, The Times o The Sun. Además, el que fuese líder del Partido Popular ha trabajado para el fondo de inversión europeo Centaurus Capital, que tiene su sede en Londres pero opera desde el paraíso fiscal de las Islas Caimán, con una cartera de valores de unos 4.500 millones de dólares (3.350 millones de euros). Y por si fuese poco, en 2004 decidió abrir junto con su esposa, Ana Botella, una sociedad llamada Famaztella (acrónimo de familia Aznar-Botella), en la que ambos figuran como únicos empleados y cuyo objeto social, según figura en el Registro Mercantil, es gestionar “la explotación de los derechos de propiedad intelectual” del ex presidente del Gobierno “en todas sus manifestaciones”. Es decir, gestionar los ingresos procedentes de los libros, artículos, conferencias y actos públicos protagonizados por Aznar. Pues bien, en 2009, el año más duro de la crisis, Famatzella facturó un total de 620.732 euros, un 13% más que en el ejercicio anterior.

A mí, personalmente, me parece grave e inmoral que ex políticos como Aznar o González pongan sus privilegiadas agendas de contactos y su enorme capacidad de influencia (que nunca hubiesen llegado a tener si no se les hubiese votado como presidentes del Gobierno) al servicio de multinacionales que hacen grandes negocios con ello. Y aunque suene a conspiranoico, conviene echar un vistazo al pasado y reflexionar sobre el papel que jugó Felipe González en la privatización de Gas Natural, o Eduardo Zaplana en la de Telefónica (de la que ahora es consejero).

La lista de ex altos cargos políticos que actualmente están vinculados o al frente de grandes empresas no se limita solo a los ex presidentes, también encontramos a varios ex ministros. Rodrigo Rato es actualmente presidente de Caja Madrid, y Narcís Serra de Caixa Catalunya. Javier Solana, que se retiró apenas hace un año y medio de la política, ya trabaja como asesor para la constructora Acciona. Y quizás, en unos años, cuando todo el escándalo de los controladores sea un lejano recuerdo, José Blanco será miembro del Consejo de Administración de la privatizada AENA.

Fuera de nuestro país también abundan los ejemplos: uno de los más claros es el del ex canciller alemán Gerard Schroeder, asesor del consorcio ruso-alemán del gas que él ayudó a crear.

…Y MIENTRAS, NOS GOBIERNAN “LOS MERCADOS”

Está claro que en la política de altos vuelos, una vez que se abandonan las funciones públicas, hay negocio. Como también lo hay en la política municipal activa (ver archivos de prensa y los muchos casos de corrupción aún abiertos por la justicia, algunos de los cuales, como el Brugal, parecen sacados de un episodio de Los Soprano).

Lo más grave es que además de las remuneraciones procedentes de empresas privadas, y en virtud del Real Decreto 405/1992 (ver en: http://bit.ly/dTmu0e), ex políticos como Aznar y González siguen percibiendo las pensiones vitalicias que les corresponden por haber sido presidentes del Gobierno. También reciben dotaciones especiales para gastos de oficina, atenciones de carácter social, alquileres de inmuebles, chóferes y escoltas (ver Art.3 del mismo Real Decreto). En total, en 2009, cada uno de ellos recibió 80.000 euros de los Presupuestos Generales del Estado.

Una vez que terminaron sus mandatos podían haber entrado a formar parte del Consejo de Estado, como hizo María Teresa Fernández de la Vega. Cobrarían un sueldo de unos 140.000 euros anuales y seguirían aportando su experiencia, conocimientos e influencia en favor de la sociedad española.  Sin embargo, ser miembro de ese organismo es incompatible con los trabajos en la compañías privadas, según el Art. 28.1 del Real Decreto 1674/1980 (ver en: http://bit.ly/eywkLo). No sabemos si esa fue la razón, pero Aznar y González prefirieron renunciar al Consejo de Estado y, por utilizar términos capitalistas, abrirse a la empresa privada.

Todo esto está pasando al tiempo que más de 4 millones de españoles se encuentran en el paro, mientras los jóvenes buscan fuera de nuestro país las oportunidades laborales que faltan en casa y, lo que es aún peor, en un momento en que los sucesores de esos políticos ahora retirados gobiernan en función de los dictados del “mercado”; inversores y empresas a las que nadie ha votado pero cuyos designios están causando la destrucción del estado del bienestar, que tanto costó alcanzar, y el mayor recorte de derechos de la historia de la democracia. Más allá de la economía, es el sistema democrático en su conjunto lo que está en crisis.

AYUDA A CONTRARRESTAR ESTA INJUSTICIA E INMORALIDAD

No obstante, no todo está perdido y aún nos quedan herramientas para protestar y exigir justicia social. Por eso, porque es injusto que los ex presidentes y ex ministros se llenen el bolsillo izquierdo con dinero público y el derecho con cientos de miles de euros de multinacionales privadas que se acaban beneficiando de nuestros votos, he respaldado la siguiente iniciativa: http://actuable.es/peticiones/suprimir-pensiones-vitalicias-expresidentes-del-gobierno-que (entra y, si te parece conveniente, firma la carta dirigida al presidente del Congreso, José Bono). Con pequeñas acciones como esta, aún podemos hacer que el mundo sea un lugar un poco más justo.

Si fue un escándalo conocer los salarios que percibían los controladores, y se aplaudió que el Gobierno les redujera por decreto sus condiciones salariales, ¿Por qué no nos movilizamos y exigimos al Ejecutivo de Rodríguez Zapatero que prohíba, al menos, que los ex altos cargos puedan percibir al mismo tiempo pensiones vitalicias procedentes de las arcas públicas y sueldos de la empresa privada? Una cosa está clara: tenemos que ser los ciudadanos y votantes quienes lo reclamemos. Que los políticos reduzcan sus privilegios económicos futuros, jamás va a ser una iniciativa que surja desde la propia clase política. Hay que presionar.

Anuncios
comentarios
  1. Tomás Sierra dice:

    Me recuerda una anecdota de un amigo portugués que felicitó a un familiar que acababa de ser nombrado ministro, y este le respondió: “No me felicites ahora, felicítame cuando deje de serlo” Ahora comprendo el por qué

  2. Sergio dice:

    La verdad, esto recuerda un poco a lo que pasa en televisión con Gran Hermano: una vez que se termina el show es cuando se hace la auténtica pasta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s