En las fauces del poder

Publicado: 23 agosto, 2010 en Actualidad, Mundo
Etiquetas:, , , , , , , , , , , ,

Julian Assange, fundador de Wikileaks,  está en las fauces del lobo del poder y de la censura. Ha tenido la osadía, el ingenio y la responsabilidad periodística necesarios para que podamos conocer lo que realmente está ocurriendo en Afganistán.  A finales de julio, su web publicó la mayor filtración salida nunca desde el interior del Ejército estadounidense: 76.000 folios de documentos secretos que revelan un panorama descarnador en Afganistán y que certifican que el número de víctimas civiles producidas por las tropas de la OTAN es muy superior al que se reconoce oficialmente

Informes diarios escritos por militares estadounidenses en el campo de batalla que muestran la crudeza de la guerra al desnudo, sin filtros oficiales. Ahora, Assange y Wikileaks se han convertido en los enemigos ‘número uno’ del Pentágono y del Gobierno de Estados Unidos, máximos representantes del poder militar y político actual.

Desde la aparición de estos documentos el Pentágono ha lanzado una feroz batalla legal con la que pretende imponer la censura y evitar que Wikileaks cumpla su amenaza de publicar próximamente otros 14.000 folios con información aún más comprometedora. La semana pasada un abogado del Departamento de Defensa de Estados Unidos enviaba la siguiente carta a los representantes legales de Wikileaks: leer.  En ella, Washington insiste en exigir a los responsables de la web que destruyan toda la información que poseen y advierte, una vez más, que la publicación y la tenencia de los documentos supone una “violación” de la ley norteamericana.

La revelación de dichos documentos, según el Pentágono, pone en peligro la vida de las tropas internacionales desplegadas en el país centroasiático y de los propios ciudadanos afganos, en especial de aquellos que “están colaborando” con los ejércitos occidentales en “sus esfuerzos por llevar la paz y la estabilidad para esa parte del mundo”. Y claro, para el mayor Ejército del mundo, esos argumentos deben prevalecer sobre el derecho universal a informar y ser informados de forma veraz.

Ante el cerco y el acoso de las autoridades norteamericanas, que buscan la manera de poder cerrar Wikileaks, Assange anunció la semana pasada que estaba estudiando la posibilidad de trasladar todos los servidores de su web a Suecia, país en el que se encuentra de visita y que es conocido como uno de los paraísos para la libertad en Internet por dar cobijo, entre otros, a la plataforma Pirate Bay. Las leyes suecas prohiben la publicación de documentos que puedan suponer un perjuicio para la seguridad nacional, pero no hacen mención sobre aquellos textos que comprometan la seguridad de otros países.

Sin embargo, la invisible mano del poder le ha mandado una advertencia a Assange de que si no es por lo civil, le detendrá por lo criminal: ayer, sábado, la Fiscalía sueca emitía una orden de captura en su contra acusándole de haber intentado violar a dos mujeres la semana pasada. Mucha coincidencia que alguien que tiene al mismísimo Gobierno de Estados Unidos vigilando todos sus pasos se dedique a acosar o tratar de violar a alguien. También es casualidad que ninguna de las dos mujeres presentara una denuncia formal contra Assange, sino que fuesen las autoridades suecas las que iniciasen por su propia cuenta una investigación. Igual de estrambótico resulta que horas más tarde la fiscal general del país escandinavo anunciase la retirada de la orden de detención por no existir pruebas del delito referido. Eso sí, advirtiendo al mismo tiempo que la investigación “sigue abierta”. 

Los verdaderos delitos cometidos por Assange y Wikileaks no son otros que los de enfrentarse al poder, saltarse la censura y contar qué está pasando realmente en una guerra a la que se ha destinado una cantidad ingente de dinero con la que bien podría haberse combatido la pobreza o el hambre, verdaderas formas de terrorismo y auténticas armas de destrucción masiva para la humanidad.

¿Qué es Wikileaks?

Wikileaks es una fundación sin ánimo de lucro que opera gracias a las aportaciones de asociaciones de periodistas, grupos de comunicación y organizaciones defensoras de los Derechos Humanos. En los últimos meses se ha convertido en la garganta profunda de la Red. Una web donde cualquiera puede colgar documentos o testimonios comprometedores sin desvelar su identidad.

Además de las recientes revelaciones sobre Afganistán, esta web nos permitió conocer el pasado mes de abril la existencia de un vídeo grabado en 2007 en las calles de Bagdad. En él, militares estadounidenses abaten desde un helicóptero Apache a un grupo de transeuntes y a los ocupantes de una furgoneta, todos ellos civiles y algunos menores de edad, a los que confunden con terroristas después de que uno de los soldados asegurase haber visto un arma, que no era otra cosa sino la cámara que portaba Namir Noor Eldeen, fotógrafo de la agencia Reuters.

Lo cuelgo por si hay alguien que no lo ha visto. Me abstengo de pronunciarme sobre los comentarios de los integrantes del Apache, quienes disparan munición de fuego real como el que aprieta un botón del mando de la Playstation.

Meses antes de la difusión de este vídeo, el Pentágono ya había declarado que Wikileaks suponía una amenaza potencial para el Ejército de Estados Unidos.

Anuncios
comentarios
  1. […] Actualizados : En las fauces del poder Predicar al estilo Bart Simpson Predicar emulando a Bart […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s