¿El fin de la guerra de las mentiras?

Publicado: 19 agosto, 2010 en Mundo
Etiquetas:, , , , , , , , , ,

“Recuperar de Irak las armas de destrucción masiva, poner fin al apoyo brindado por Sadam Hussein al terrorismo y lograr la libertad para el pueblo iraquí”,  eran los argumentos con los que George W. Bush, respaldado por Tony Blair y José María Aznar, defendía la denominada Operación libertad Iraquí. Ante la marcha de la última brigada de soldados de combate estadounidenses de Irak, siete años y medio después de la invasión, evaluemos los resultados de una guerra basada en mentiras y recordemos los motivos que llevaron a millones de ciudadanos de todo el mundo a salir a las calles en febrero de 2003 para gritar con fuerza ‘No a la Guerra’ .

Empecemos por uno de los principales objetivos alcanzados: la democracia existe actualmente en Irak, sí, pero es de una notoria debilidad. Los iraquíes han ido a las urnas dos veces, en 2005 y en marzo de 2010. Sin embargo, cinco meses después de la celebración de las últimas elecciones generales, los partidos iraquíes (divididos en la defensa de los intereses de suníes, chiíes y kurdos) aún no han conseguido llegar a un acuerdo para la formación de un gobierno de coalición. Y cuantos más avanza el tiempo, más distanciadas están las partes, llevando a un callejón sin salida al país del que los grupos armados aparecidos tras la caída de Sadam intentarán aprovecharse.

Una de las mentiras arguidas por el trío de las Azores, aunque esta pueda ser una medio verdad, es que la invasión iba a proporcionar libertad a los iraquíes. Medio verdad porque los iraquíes se han librado de la opresión y han visto reconocidos sus derechos civiles. Sin embargo, el surgimiento de grupos terroristas y milicias armadas desde la invasión norteamericana fue espectacular, llegando a una situación de virtual guerra civil en 2006 y 2007 y disparando la inseguridad de los ciudadanos. 

Resulta que fue precisamente George W. Bush el que, tras los atentados del 11-S, prácticamente abolió la presunción de inocencia en Estados Unidos gracias a la Patriotic Act, defendiendo aquello de que que había que estar dispuestos a someternos a mayores controles de seguridad, renunciando a parte de nuestros derechos, porque sin seguridad no se pueden desarrollar nuestras libertades.

Pues bien, hoy la situación de inseguridad y el número de atentados mortales por parte de milicias armadas es mayor que antes de 2003, sirva como ejemplo el atentado del pasado martes contra un centro de reclutamiento del Ejército en Bagdad, que dejó un saldo de al menos 57 muertos y 120 heridos

Además, desde el inicio de la invasión occidental han fallecido entre 97.000 y 106.000 civiles iraquíes, en su inmensa mayoría como resultado de los atentados perpetrados por grupos armados armados (suníes, chiíes y kurdas) que aparecieron después de la caída del régimen de Sadam, según datos de ‘Irak Body Count’, que basa sus cálculos en informaciones de prensa, fuentes hospitalarias, cifras de ONG y cifras oficiales. 

Justificar la guerra con el objetivo de derrotar al terrorismo al que supuestamente protegía Sadam y proporcionar libertad a los iraquíes, grandes mentiras.

Armas de destrucción masiva,  ¿la mentira de las mentiras?

Debido a que nadie las ha encontrado, ha quedado demostrado que las armas de destrucción masiva no existían y que los intereses de la guerra eran otros. El pasado mes de diciembre,  el propio Blair afirmaba sin rubor que hubiera invadido Irak aún a sabiendas de que tales armas no existían. 

Como todos nos temíamos cuando salimos a manifestarnos contra la guerra, el del petróleo parece ser el más positivo de todos los resultados de la invasión, sobre todo para occidente y sus empresas. En el último año se han celebrado dos macrosubastas en las que multinacionales de los países desarrollados han obtenido contratos por valor de miles de millones de dólares para explotar los nuevos yacimientos de petróleo iraquí.

El pasado lunes Estados Unidos anunciaba la apertura de cuatro nuevas oficinas consulares en “ciudades estratégicas para el futuro de Irak”.  Así, abrirá un consulado en Basora y otro en la capital del Kurdistán iraquí, Arbil, situadas ambas en el norte del país y de “una importancia económica enorme por estar cerca de UmmQasr, el único puerto de Irak cercano a los nuevos yacimientos de petróleo”, señalaba en rueda de prensa un responsable del Departamento de Estado, Michael Corbin. “Esos consulados nos proporcionarán una importante plataforma diplomática para todos los proyectos que queremos desarrollar y querremos desarrollar (en Irak) en el futuro“, agregaba.

Cinematografía de guerra

Desde el inicio de la invasión, hemos asistido a una narración televisiva que, a pesar de estar grabada en directo, ha sido digna de una superproducción bélica de Hollywood. Un largometraje de siete años y medio que vivió su penúltimo episodio la pasada madrugada, con la cadena NBC emitiendo en vivo la salida de Irak, por la frontera con Kuwait, de un convoy que transportaba a los “14.000 últimos soldados de combate” que Estados Unidos tenía desplegados en el país árabe:

“Momento histórico”, así calificaba el evento un portavoz de la Casa Blanca, Phillip Crowley, en declaraciones publicadas por la propia NBC en su página web. “Termina la guerra, pero aún no hemos acabado nuestro trabajo en Irak”, advertía.

Porque a pesar del tímido anuncio del fin de la guerra efectuado anoche por Crowley, aún quedarán en Irak 56.000 soldados estadounidenses (llegó a tener desplegados 225.000) que a partir del 1 de septiembre se dedicarán exclusivamente a tareas de adiestramiento y asesoramiento de´las fuerzas de seguridad iraquíes.

¿Misión cumplida?

Anuncios
comentarios
  1. Fermín dice:

    Por cierto, un documental muy bueno para entender la sociedad posmoderna es: http://www.youtube.com/watch?v=Soe5hgmjvdc

    Titulado: “El siglo del yo” Sobre cómo manipular a la masa.

  2. Fermín dice:

    El yanki necesita! jarabe vietnamita!

    Las salidas de la burguesía ante las crisis de tipo cíclicas, inherentes al sistema capitalista, por Karl Marx (hace ya 150 años)

    1ª explotación del mercado en crisis, recortes y asfixia, véase los paquetes de austeridad que nos esperan a la clase popular española. Y si no se cumple con obediencia; Durao-Barroso-informer: “dictadura militar, la democracia dejará de existir como la conocemos en países como Grecia, Portugal o España.

    2º Abrir nuevos mercados: la guerra. La gran mayoría de los recursos naturales que quedan en la tierra, se encuentran en manos anti-imperialistas. Que se vayan preparando las conciencias para una inminente guerra mundial.

    A Sergito: por desgracia, el pueblo es una masa a la que hay que dar forma, ya se encargó el imperio de moldear las conciencias. No será nunca un escándalo, pues es por el bien de la humanidad. JA!

  3. almacenes makro ortiz dice:

    llego…mato…destruyo..”robo” y cuando me doy cuenta de que me estan creciendo los enanos y que aunque emple toda la vida jamas conseguire cumplir las mentiras que prometi antes de invadir un pais,me vuelvo a casa por la noche sin que nadie me vea..
    El caso esq me suena la pelicula y puede ser la 2º parte de una que se llamaba “vietnam”
    hay que empezar a replantearse quienes son los malos

  4. Sergito dice:

    Misión cumplidísima: mercado abierto.

    La pregunta que me surge en este punto es ¿cuáles serán las sensaciones de un americanito de a pie después de demostrarse la falsedad de sus políticos? Bueno, no me surge una única pregunta, ¿le llegarán por lo menos las cifras de muertes IRAKÍES más allá de la córnea, retina, del el nervio óptico hasta el cerebro?, ¿cómo les venderán los, si no me equivoco, miles de soldados americanos muertos a la opinión pública americana?

    Yo creo que esta es otra oportunidad de hacer un estudio sociológico, las consecuencias más allá de las fronteras irakíes: las reacciones ideológicas de la población occidental, las libertades del capitalismo galopante, la no existencia del derecho internacional, etc. Todo realizado por enésima vez. ¿Misión cumplida?

  5. Caroline dice:

    Sólo queda que vuelva otro fanático a la Casa Blanca, o que al mismo Obama se le crucen los cables… siempre es bueno tener enemigos que justifiquen establecerse en Oriente Medio. En mi opinión tanto Irak como Afganistán son como esas ‘prendas’ que nunca pasarán de moda y que siempre vuelven..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s